El Charro operaba en Central de Abasto


Carlos Montemayor, suegro de Édgar Valdez Villarreal, alias La Barbie, poseía bodegas y empresas de transporte que operaban desde la Central de Abastos de la ciudad de México y a cuyo amparo se encubría el envío terrestre de cocaína desde la frontera sur hasta el Distrito Federal y, posteriormente, hacia la frontera norte.

En paralelo, con cargamentos de alimentos, el suegro de La Barbie realizaba junto con su yerno el trasiego de drogas hacia el principal centro de abasto que hay a nivel nacional y que hoy administra un ex jefe policiaco de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y de la Policía Judicial Federal, Raymundo Collins Flores.

De acuerdo con el testigo protegido Lucero, la organización que comandó La Barbie desde que éste participó con los Beltrán Leyva en el tráfico de drogas, poseía empresas transportadoras cuyos vehículos eran utilizados para traficar cargamentos de drogas hacia la ciudad de México, en específico a la Central de Abasto.

Comentó que algunas de las empresas transportadoras tienen oficinas en la Central de Abasto; que los tráilers que llevaban la cocaína colombiana desde la frontera sur de México, están acondicionados con frigórificos y compartimientos ocultos. Vienen cargados de plátano de Tapachula y Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, y entre la fruta se esconde la droga o el dinero”.

0 comentarios:

Publicar un comentario